Si el silencio

 

Si el silencio se distrae

acarrea un manojo de hojas jaspeadas

de tiempo sepultadas y

cae amarrado al hierro templado del rencor

agazapado.

Si se registra sobre las paredes con nubes sabias

y queda amarrado a un trébol con suspiros en lugar de hojas.

rojas y amarillas pueden

ser las líneas que las imprecisiones

de los dedos abatidos por la angustia

y siempre el silencio amarrado a un trébol con suspiros en lugar de hojas

congojas sobresalientes y

escribientes que se

dibujan las canas con tiempo azucarado.

Y siempre el silencio amarrado a un trébol con suspiros en lugar de hojas.

Madejas de pesares

desparramadas sobre la espalda húmeda del rencor,

que sin vigor

se exilia en la blancura

del frío del norte.

Y la suerte que navega en

discursos transparentes

de los dinosaurios que lamen

el edificio de la democracia rancia que

se limpia el sudor de lotería

con satélites amargos y avergonzados.

Y siempre el silencio amarrado a un trébol con suspiros en lugar de hojas.

Rosas las mañas hermanas

de la furia también como

arco iris matemático fulgurante

y anonadado por la infamia

que se pinta los labios

en los diarios de los poderosos.

Hermanas mañanas

armadas con mańas

para quitarle el brillo a los ojos

de la bestia dislocada

por neutrones.

Y siempre el silencio amarrado a un trébol con suspiros en lugar de hojas.