Región incógnita

 

A la luz de mis sueños un recóndito amor

le alarma el pesar, según confiesa, es para que

los plenilunios se alarguen sobre las rocas de mi tumba

y no dejar pasar a mis suspiros.

 

Cada región de mi paladar se incrusta en

los deseos de una flor marchita, el mundo y su semilla.

 

Mi querida amante ya no sabe como bordar el universo

sobre el llanto redondo de la noche primera, el mundo y su semilla

 

Que pena me da el saber de mi sabor amargo

que sin escrúpulos abarata mi sombra ya de por

desnuda ante su público:

nada mas me queda la ecuación de tu cuerpo

para navegar en mi olvido, el mundo y su semilla

región incógnita.