Confesión

 

Confieso que vivo

en un mundo dividido por

un horizonte que sangra

dos veces al día.